viernes, 17 de septiembre de 2010

Los Lápices siguen escribiendo la historia

Como hace 34 años, los secundarios luchando contra la derecha


Llega un nuevo aniversario de la Noche de los Lápices, aquella fecha tan triste y cara para nuestro pueblo que nos costó la vida de 6 compañeros. Compañeros que han sido recordados muchas veces desde la antipolítica, señalándolos como pobres chicos que quedaron atrapados en el medio de dos demonios. Pero esos compañeros eran militantes populares y revolucionarios. Militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios, peronistas, que luchaban por mucho más que un boleto escolar, luchaban por una Patria Justa, Libre y Soberana.
Este 16 de septiembre no llega como otros: llega en el marco de una lucha que se viene desarrollando en la capital contra el macrismo privatizador, contra la derecha aliada a los multimedios, contra esa oligarquía disfrazada de eficaz, contra ese neoliberalismo que nos recortó el pan y el trabajo, pero también los sueños, las utopías y la ideología. Por eso este 16, es un día de memoria, pero también de lucha. Esta marcha que protagonizamos los estudiantes va a ser un escalón más en la lucha que venimos desarrollando con cortes, marchas y tomas de colegios. Esta lucha que es en defensa de la educación pública, por las reformas edilicias en los colegios, por las viandas y las becas.
Los secundarios han demostrado este año que la política ha vuelto a estar en el centro de la escena. Que desde 2003 el pueblo vuelve a discutir política, que a los grandes grupos de poder se les cae la careta, que la riqueza que está en las manos de unos pocos, empieza a ser redistribuida, con la Asignación Universal, con las Cooperativas de Trabajo, con las Netbooks para los pibes y con muchas otras medidas.
Frente a esto, la derecha representada en Macri, pero conducida por Clarín ha salido a responder de la única manera que sabe: con represión, con listas negras, lavándose las manos, echándole la culpa al gobierno nacional. Pero los estudiantes no somos giles: Sabemos que mientras el gobierno nacional aumenta de un 2 a un 6 por ciento del PBI el presupuesto en educación, construye 900 nuevas escuelas, 9 nuevas universidades, obliga a los chicos a ir al colegio para cobrar la asignación universal, el gobierno de la ciudad no ejecuta ni siquiera el 8 por ciento del presupuesto educativo, recorta el presupuesto de educación pública y aumenta los subsidios a los colegios privados.
Por todo esto este 16 tiene que ser como hace 34 años, un día de lucha contra la derecha y de lucha por un país más justo. Aquel país con el que soñaron los compañeros que se llevaron en la Noche de los Lápices, esa Patria que estamos construyendo hoy junto a Néstor y Cristina.